Salud

Comprensión del manejo del estrés y cuándo debe hacerlo

Es normal sentirse estresado por el trabajo o la actividad excesiva. Sin embargo, todavía tiene que controlar el estrés para poder seguir viviendo una vida sana y feliz. Como una máquina, el manejo del estrés es como un botón Reiniciar que puede suprimirse para ayudar a que su cuerpo y su mente se relajen nuevamente. Sin un buen manejo del estrés, siempre se sentirá tenso y en su mente. Si sucede a largo plazo, su salud física y mental puede verse afectada. No espere hasta que el estrés sea perjudicial para su salud y calidad de vida en general. Siga estos sencillos pasos lo antes posible cuando comiencen a aparecer los síntomas del estrés.

Señales de que está estresado

Antes de realizar el manejo del estrés, el primer paso que debe hacer es reconocer los signos del estrés en sí. Todos pueden experimentar diferentes síntomas, pero la Fundación de Salud Mental del Reino Unido señala algunos signos comunes en las personas que experimentan estrés, a saber:
  • Fácilmente enojado u ofendido
  • Difícil de concentrarse
  • Sentirse asustado o ansioso constantemente
  • Abrumado en la rutina
  • Cambios de humor también conocido como los estados de ánimo a menudo cambian drásticamente
  • Dificultad para descansar o experimentar cambios en los patrones de sueño.
  • Dependencia del alcohol o ciertas drogas para poder descansar.
  • Sentirse deprimido
  • Baja autoestima
  • Come más o menos de lo habitual.
  • Surgen dolores y rigidez de los músculos
  • Sensación de náuseas y mareos.
  • Pérdida del deseo de tener relaciones sexuales.
Cuando sienta los síntomas de estrés mencionados anteriormente, tome las medidas necesarias para controlar el estrés de inmediato. También puede buscar ayuda profesional, ya sea un médico para tratar los síntomas físicos o un psicólogo o psiquiatra. Una buena gestión del estrés restablecerá el equilibrio en la vida, por ejemplo, entre las responsabilidades y la diversión, así como entre el trabajo y la vida personal. No existe un manejo del estrés único para todos, pero los siguientes métodos de manejo del estrés son generales y cualquier persona puede probarlos.

Manejo del estrés 4A

El manejo del estrés 4A consiste en evitar (evitar), alterar (cambio), adaptar (adaptación), y aceptar (aceptar). Evitar significa evitar cosas que puedan causar estrés, por ejemplo:
  • Rechace un nuevo trabajo si ya tiene un montón de proyectos sin terminar
  • Evite a las personas que tienen el potencial de estresarlo
  • Regular el entorno para que no resulte estresante, por ejemplo, evitando los atascos saliendo temprano.
Si le resulta imposible evitar lo estresante, intente cambiar (alterar) enfatícelo por:
  • Expresar sentimientos que te estresan
  • Compromiso con las circunstancias
  • Establezca un horario para que aún pueda divertirse en medio de una rutina agitada.
Si no puede cambiar la causa del estrés, entonces debe adaptarse (adaptar) cambiando sus expectativas y actitudes, por ejemplo:
  • Vea el lado positivo de un problema, también vea su gran objetivo
  • Baje el estándar, no es necesario ser perfeccionista
  • Dar gracias.
Por último, recuerde siempre que hay cosas que no puede cambiar, como la muerte, una enfermedad grave o una recesión económica. Aceptar (aceptar) la realidad a veces se siente amarga, pero de esa manera puede manejar mejor el estrés y encontrar la mejor solución también. [[Artículo relacionado]]

Otro manejo del estrés

Además de los cuatro pasos anteriores, también puede hacer otras cosas como manejo del estrés, a saber:
  • Practica varias técnicas de relajación, como meditación, yoga, tai-chi.
  • Haga ejercicio con regularidad porque un cuerpo en forma le permite afrontar mejor el estrés
  • Come de forma regular y nutritiva
  • Conoce tus propias habilidades y límites
  • Gestione su tiempo de forma más eficaz y equilibrada
  • Tómate un tiempo para ti mismo, también conocido como tiempo personal
  • Descanse lo suficiente.
Independientemente del manejo del estrés que esté haciendo, nunca recurra al alcohol, las drogas o el crimen. Si es necesario, puede compartir sus sentimientos con amigos, familiares o alguien en quien confíe. También puede pedir ayuda a un psicólogo u otro psiquiatra que escuche las quejas de manera neutral. También pueden asesorarlo sobre ciertas terapias si se considera que las necesita.