Salud

No se equivoque, estos son los síntomas y causas del síndrome de piernas inquietas

¿Alguna vez ha movido las piernas de forma repentina y inconsciente? Debe ser muy molesto y hacerte sentir incómodo, Derecha? Si experimenta esta afección con frecuencia, podría ser un signo del síndrome de piernas inquietas. Síndrome de piernas inquietas, también conocido como Sindrome de la pierna inquieta (SPI), es un trastorno neurológico que provoca un impulso irresistible de mover las piernas, los brazos u otras partes del cuerpo también. Esto ocurre junto con otras sensaciones en sus extremidades, como hormigueo, pulsaciones, picazón, dolor, hasta una sensación de ardor. Esta sensación suele ocurrir cuando está acostado en la cama o cuando está sentado durante mucho tiempo. El síndrome de piernas inquietas a menudo ocurre por la noche, por lo que puede interrumpir su sueño y reducir la calidad del sueño. A menudo, las personas con síndrome de piernas inquietas quieren caminar y mover las piernas o los brazos para ayudar a aliviar las sensaciones incómodas.

Síntomas del síndrome de piernas inquietas

Personas de todas las edades, incluidos los niños, pueden experimentar el síndrome de piernas inquietas. Es probable que los síntomas de este síndrome aumenten significativamente con la edad y son más comunes en mujeres que en hombres. Algunos de los síntomas del síndrome de piernas inquietas son los siguientes.

1. Malestar en piernas o brazos

Los adultos suelen sentir estas sensaciones incómodas, como dolor, picazón, hormigueo, pulsaciones, ardor o, a veces, difíciles de explicar. Esta sensación generalmente ocurre a la hora de acostarse, pero también puede ocurrir en otros momentos cuando la extremidad está inactiva. Debido a la incomodidad, es posible que deba levantarse de la cama para estirar las extremidades y aliviar la incomodidad.

2. Hay ganas de mover la pierna o el brazo.

Para aliviar la incomodidad en una extremidad, tiene un impulso incontrolable de mover una extremidad, especialmente en reposo, como cuando está sentado o acostado.

3. Dificultad para dormir

Las personas con síndrome de piernas inquietas tienden a tener problemas para dormir porque los síntomas aparecerán y empeorarán por la noche. Estos síntomas pueden desaparecer temporalmente por la mañana. Por tanto, el enfermo se sentirá somnoliento durante el día, cansado y con falta de sueño, lo que puede perjudicar su salud física y emocional. Los síntomas del síndrome de piernas inquietas pueden variar de leves a graves. En casos severos, este síndrome puede ser muy angustioso e interferir con las actividades diarias del paciente.

Causas del síndrome de piernas inquietas

En muchos casos, no se sabe exactamente qué causa el síndrome de piernas inquietas, pero sus genes pueden influir. Casi la mitad de las personas con síndrome de piernas inquietas también tienen un familiar con la afección. Además, aquí hay otros factores de riesgo que pueden causar este síndrome.

1. Enfermedad crónica

Las afecciones médicas crónicas y graves a veces aparecen como complicaciones del síndrome de piernas inquietas. Estas afecciones incluyen deficiencia de hierro, enfermedad de Parkinson, insuficiencia renal, diabetes o neuropatía periférica.

2. Drogas

Algunos medicamentos pueden empeorar los síntomas, incluidos los medicamentos contra las náuseas, los antipsicóticos, algunos antidepresivos y los medicamentos para el resfriado o las alergias que contienen antihistamínicos. Por lo tanto, consulte primero a su médico para obtener el diagnóstico y el tratamiento correctos.

3. Embarazo

Algunas mujeres tienen síndrome de piernas inquietas durante el embarazo, especialmente hacia el último trimestre. Los síntomas generalmente desaparecen al mes de dar a luz.

4. Estilo de vida poco saludable

La falta de sueño u otros trastornos del sueño, como la apnea del sueño, pueden desencadenar los síntomas del síndrome de piernas inquietas. Asimismo, si consume con frecuencia alcohol, cigarrillos y cafeína, puede empeorar los síntomas.

5. Dopamina

Existe evidencia que sugiere que el síndrome de piernas inquietas está relacionado con problemas con una parte del cerebro llamada ganglios basales. Esta parte del cerebro utiliza una sustancia química (neurotransmisor) llamada dopamina para ayudar a controlar la actividad y el movimiento de los músculos. La dopamina actúa como un mensajero entre el cerebro y el sistema nervioso para ayudar al cerebro a regular y coordinar el movimiento. Si las células nerviosas están dañadas, la cantidad de dopamina en el cerebro se reduce, provocando espasmos musculares y movimientos involuntarios. La disminución de los niveles de dopamina puede desencadenar síntomas del síndrome de piernas inquietas, que a menudo empeoran por la noche. [[Artículo relacionado]]

¿Existe alguna forma de tratar el síndrome de piernas inquietas?

No existe cura para el síndrome de piernas inquietas, pero el tratamiento puede ayudar a controlarlo para que pueda dormir bien. Sin embargo, si el síndrome de piernas inquietas que está experimentando es causado por una deficiencia de hierro o insuficiencia renal, el médico lo manejará. El tratamiento para el síndrome de piernas inquietas dependerá de sus síntomas. Si es leve o moderado, algunos pequeños cambios en su vida diaria pueden ayudar, como:
  • Haga ejercicio con regularidad, como caminar o nadar
  • Sumérjase en un jacuzzi
  • Masajee o estire los músculos de las piernas
  • Duerma lo suficiente y con regularidad
  • Use una compresa tibia o una compresa fría cuando aparezcan los síntomas
  • Evite la cafeína, el alcohol y el tabaco.
  • Practica yoga o meditación.
Además, existen otras formas de aliviar el síndrome de piernas inquietas sin medicamentos, como masajear los pies, tomar un baño caliente o usar una compresa de hielo en los pies.